Novedades

Comenzamos la Segunda etapa del año

02/08/2021

Citando el Pacto Mundial sobre la Educación, es bueno recordar cómo el Papa Francisco resalta tres aspectos fundamentales: primero a la educación como un acto de amor porque es generadora de la vida y su pluridimensionalidad; educación arranca la persona de su mismidad, la ayuda familiarizarse con su interioridad, a ejercitar sus potencialidades, a abrirse la trascendencia.

En segundo lugar, la educación es un acto de esperanza. Un acto de Esperanza que ayuda a romper ese círculo vicioso del escepticismo, de la increencia, de la cristalización de concepciones y actitudes contrarias a la dignidad del ser humano. Es interesante notar como reiterativa la recomendación de Francisco en diversos auditorios que no permitan que se le robe la esperanza.

En tercer lugar, la educación es un factor humanizador que ayuda a romper el individualismo, a apreciar las diferencias, no tolerar, apreciar las diferencias, a descubrir la fraternidad, a responsabilizarse por el medio ambiente.